Menú Cerrar

Cómo limpiar la nevera en 3 minutos

Como limpiar la nevera en 3 minutos

Tienes poco tiempo en el día y el frigorífico está hecho un desastre. Hoy vas a descubrir cómo limpiar la nevera en un santiamén y dejarla lista para su uso de nuevo. ¡Sigue leyendo!

Por qué hay que limpiar la nevera

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más trabaja en casa. Está todos los días 24 horas sin descanso para que nuestra comida se mantenga fría y en condiciones. ¿Qué harías sin nevera? Y más en verano, con el calor que hace, imagínate llegar a casa y no tener el agua fresquita, o la cerveza…

Por ello deberíamos cuidarlo un poco más, darle mimitos y mantenerlo siempre reluciente.

En la nevera se suelen derramar líquidos en los estantes que si no te das cuenta se secan, se ponen pegajosos e incluso empiezan a aparecer malos olores ¿te suena?

Esto tiene que dejar de pasar, y te voy a ayudar a ello. Vamos allá.

Cómo limpiar la nevera sin mucho esfuerzo

La limpieza del frigorífico no tiene mucho misterio, pero sí tiene su método.

Te voy a explicar cómo hacer una limpieza a fondo. Para ello vas a seguir los siguientes pasos:

  • Abre la nevera y baja la temperatura al mínimo de frío, así evitarás que consuma mucho mientras estés limpiando la nevera.
  • Saca todo lo que haya dentro y ponlo sobre la encimera de la cocina.
  • Tira a la basura todo lo que esté en mal estado o caducado. Te vas a sorprender de la cantidad de cosas que vas a encontrar, sobre todo en el fondo de la nevera y en los estantes más altos, que es donde se van acumulando las cosas.
  • Saca todos los estantes (o baldas) y partes desmontables de la nevera, como los cajones o los estantes laterales y lávalos con agua jabonosa templada. Yo suelo usar lejía con detergente, la típica lejía con olor a limón. Es importante asegurarte de que el agua sea tibia, no caliente, ya que si hay un cambio brusco de temperatura el cristal de los estantes se puede romper y eso es lo último que queremos.
  • Deja escurrir y secar al aire.
  • Mientras tanto limpia el interior de la nevera con agua jabonosa calentita y una esponja. Frota bien por todos lados, no te olvides de la puerta.
  • Una vez secos los estantes ya puedes colocarlos en su posición dentro de la nevera.
  • Para acabar de dejarla reluciente limpia el exterior de la nevera con agua caliente y jabón. Sécala con un trapo suave para que no le queden marcas.

¿Qué te parece? A lo mejor ahora piensas que son bastantes puntos pero nada más lejos de la realidad, lo cierto es que si se hace regularmente no tardas más de 3 minutos en dejar la nevera impoluta.

Pero claro, para poder cumplir con ese tiempo no se puede hacer una vez al año… deja que te explique cuándo hacerlo.

Cuándo limpiar el frigorífico

Lo que suele pasar en muchas casas es que la nevera se limpia cuando ya está hecha un desastre. Entonces es mucho más trabajo y da muchísima pereza.

Lo mejor, más fácil y más útil es limpiar la nevera justo antes de hacer la compra semanal, ya que es cuando normalmente está más vacía. Así que un limpiado rápido de las baldas cada semana sería ideal.

Cada mes o cada dos meses deberías hacer una buena limpieza a fondo y tirar todo lo que esté en mal estado.

De verdad, créeme, no es tanto como parece 🙂

¡Ya está limpia la nevera!

Ahora que ya está limpia toca colocar todo de nuevo. Y como lo vas hacer con la nevera totalmente vacía tienes que aprovechar para colocarlo perfectamente.

Tengo unos consejos básicos perfectos para que empieces a tener tu nevera siempre organizada:

  • Antes de colocar cualquier bote en la nevera pasa un trapo húmedo por el fondo de cada uno para quitar cualquier cosa que hubiera chorreado.
  • Coloca los productos similares juntos, así siempre tendrás los embutidos en una balda, los yogures en otra, las verduras en un cajón…
  • Pon la comida que esté a punto de caducar al frente en la nevera, así te acordarás que tienes que gastarla.
  • Vuelve a poner la temperatura adecuada a tu frigorífico y cierra la puerta.

Como eliminar los malos olores de la nevera

Lo mejor para que la nevera no huela mal, a parte de tenerla siempre limpia, es guardar todos los alimentos en recipientes herméticos. Además de evitar el mal olor también te servirá para que los alimentos no se contaminen.

Si aún teniendo la nevera limpia notas olores hay varios truquitos que te pueden ir muy bien. Lee, lee, que el saber no ocupa lugar 🙂

Bicarbonato y limón
El bicarbonato y el limón son mis preferidos

Bicarbonato

Coloca una cajita abierta con un poco de bicarbonato, absorberá los malos olores. Solo tendrás que cambiarla cada vez que limpies tu nevera. Tira el bicarbonato viejo en el fregadero de la cocina y deja correr el agua caliente, así aprovecharás también para limpiar las tuberías. Este truquito es genial ¡2×1!

Limón

Este más que para eliminar olores es para que huela bien. Pon dentro del frigorífico un limón partido por la mitad con varios clavos de olor pinchados y tendrás un ambientado natural. ¡Olerá de maravilla!

Café

También dicen que si pones los posos del café en un recipiente dentro de la nevera absorbe los malos olores. Yo este truco no lo he probado, pero seguro que tiene que ir genial también porque el café huele de maravilla.

Créate el habito de limpiar y organizar el refrigerador

Lo mejor para mantener tu nevera siempre limpia es que crees el hábito. Antes de ir a hacer la compra, vacía los estantes de uno en uno y le das con una bayeta húmeda.

No vas a tardar más de dos minutos y tiene grandes ventajas:

  • Tendrás la nevera siempre reluciente y sin malos olores.
  • Cuando vuelvas de hacer la compra tendrás la nevera perfecta para colocar todos tus alimentos.
  • Ahorrarás, ya que sabrás perfectamente lo que tienes en tu refrigerador y no comprarás cosas innecesarias.
  • Comprobarás toda la comida que te queda y podrás aprovecharla para la semana, antes de que se estropee, lo que te quita la necesidad de comprar algunas cosas.

Si quieres saber más cuidados básicos para alargar la vida de tu frigorífico visita ese post de Hogar diez donde te explican unos consejos muy útiles.

Ahora te toca a ti

Ponte manos a la obra y limpia a fondo tu nevera. Verás que crear este pequeño hábito te costará muy poco y hará un gran cambio en tu cocina y en tu vida.

Cuéntame si tienes algún truco o si haces algo en especial para mantener tu frigorífico reluciente. Y si te ha resultado interesante estoy segura que les gustará a los demás también así que ¿por qué no lo compartes en tus redes sociales? 🙂

¡No te vayas sin proponerte hoy mismo limpiar tu nevera!

Suscríbete a mi comunidad de organización y limpieza del hogar

+ 2500 personas como tú lo han hecho ya para recibir consejos y acompañarte en tus rutinas

Artículos relacionados

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *